Search

Empresas pequeñas, tecnología y competitividad

Hay una tendencia global a la profesionalización de las empresas medianas y pequeñas. El gran avance que la tecnología ha tenido en los últimos 10 años ha resultado, entre otras cosas, en el desarrollo de módulos o aplicaciones alojados remotamente o en la nube que simplifican las operaciones empresariales. Lo que anteriormente se hacía en softwares muy robustos, alojados en servidores físicos ubicados en enormes habitaciones que implicaban tener a un equipo de implementadores y personal técnico de soporte y que era algo que destinado casi exclusivamente para empresas grandes que podían costearlo, se ha simplificado de tal manera que ahora encontramos soluciones para todos los procesos de una empresa a través de aplicaciones o sitios web, en donde encontraremos soporte en línea 24/7 y capacitación remota, sin necesidad de instalar nada y mucho menos invertir en un servidor.


Aunado a lo anterior, estas soluciones se han dirigido casi en su totalidad a una generación emergente de empresas que utilizan la tecnología como su principal (o única) herramienta. Estas empresas o Startups tienen ahora acceso a procesos que antes estaban prácticamente destinados solo para empresas de mayor capital o transnacionales. La adquisición de estos servicios tampoco podría ser mas simple: con un par de clics podrás decidir entre suscripciones temporales con cargo a una tarjeta de crédito, sin haber tenido la necesidad de hablar con alguien ni tener que tratar con un equipo completo de implementadores y sin la intervención de algún departamento legal que tenga que revisar los contratos.


Como resultado, las micro, pequeñas y medianas empresas tienen acceso ahora a procesos de primer nivel que no solo simplifican y agilizan la operación, sino la profesionalizan y aumentan la productividad y competitividad de estas empresas. Por ejemplo, lo que anteriormente significaba acudir a una sucursal bancaria (u agendar una cita con un ejecutivo empresarial) para tramitar una línea de crédito para tarjetas corporativas para un equipo de ventas, con toda la inversión de tiempo, trámites y requisitos que esto implica, ahora se ha vuelto tan sencillo como abrir una cuenta en línea con una fintech, solicitar el número que requieres de tarjetas físicas (o digitales), recibirlas en tu oficina en menos de 24 hrs., distribuirlas y fondearlas desde la palma de tu mano, sin necesidad de abrir ningún crédito y facilitando este proceso a empresas que no cuentan con antecedentes crediticios o un capital mínimo de inversión o saldo mínimo en sus cuentas bancarias.


En continuación a este ejemplo, visualicemos que algunas corporaciones bancarias tradicionales además de dotarte (si cumples con los requisitos y antecedentes) de tarjetas corporativas para tu equipo de ventas, también te ofrecían un software para reportar los gastos y viáticos. ¿El resultado de esto? Complicarse la vida. Equipos de implementación, sesiones de entrenamiento, interfaces poco intuitivas, etc. No está bien generalizar, pero quiero enfatizar los beneficios de las soluciones a las que ahora las empresas de todo tamaño tienen acceso: interfaces simples e intuitivas y que además ofrecen interacción con otras aplicaciones o módulos. Y, hoy en día, soluciones para reporteo de gastos y viáticos existen muchas; no todas atadas a las corporaciones bancarias tradicionales.


El mundo de los recursos humanos no es ajeno a esta evolución de la manera en la que se trabaja. Todos los procesos principales ahora tienen soluciones ofrecidas por pequeñas o medianas empresas de tecnología, por lo que podremos encontrar opciones para facilitar, por ejemplo, todo el proceso de adquisición de talento, publicando vacantes directamente e integrando rastreo para todo candidato, desde su postulación hasta el background-check, e inclusive automatizando las entrevistas iniciales, dando la oportunidad al candidato de responder y grabar la respuesta a preguntas clave, ahorrando así tiempo valioso a los profesionales de reclutamiento y, con ello, dinero a las empresas. Debo decir que el precio por esta solución es relativamente accesible y lo hace factible para empresas de todo tamaño. La administración de beneficios y compensaciones tampoco se queda atrás, al igual que procesos vitales como la evaluación de desempeño. En cuanto a nómina se refiere, se pueden automatizar mediante softwares simples procesos desde el registro de asistencia (si, hay algunas empresas que aún no migran su enfoque a uno orientado a resultados), retardos, incidencias, solicitudes de vacaciones, alojamiento de expediente, cálculo de nómina, cálculo de impuestos relacionados e inclusive la dispersión. Todo en un par de clics (no, no es una exageración) y al alcance de empresas pequeñas con presupuesto ajustado.


Lo mismo sucede con los procesos de finanzas, impuestos, compras, ventas y productividad. Y no podía mencionar productividad sin citar al estandarte y representación por excelencia de estas soluciones modernas: Slack.


Slack simplemente lo tiene todo: integración, simplicidad, colaboración y precio accesible (tiene incluso una versión gratuita muy completa).


Así que el entorno actual de los negocios no podía ser más inclusivo. Ahora la competitividad es una obligación y no existen pretextos para no profesionalizar todos los procesos de las pequeñas empresas, quienes, dicho sea de paso, cuentan con espacios como redes sociales para ampliar su red de trabajo. Planteando esto, nos puede hacer pensar que las empresas no pueden tener mejores armas para la recuperación económica mundial que la tecnología y que esta ha dejado de ser el “qué” para ser el “cómo”. Ahora más que nunca la adopción de la tecnología puede ser la diferencia entre la supervivencia o el rezago, y una necesidad considerando a las pequeñas empresas como principal motor para el levantamiento de la economía global, ahora interconectada, tras el cierre por la pandemia.


7 views

Contact us

  • Twitter
download (2).png

Fingo HR 2020